El Ford A de segunda generación (pues al primer auto fabricado por la firma también se le llamó A) tenía una misión difícil, sustituir al modelo T que había logrado records de ventas, pero que en 1928 ya estaba obsoleto. El público encontró en el modelo A un auto sencillo, barato y muy fiable. Este introducía algunos adelantos.

Fue el primer modelo de Ford en presentar los 3 pedales en la disposición que hoy conocemos (pedal de embrague para pisarlo con el pie izquierdo, freno y acelerador con el pie derecho).

Tenía frenos de tambor en las 4 ruedas y el freno de emergencia accionaba solamente en las traseras. La caja de velocidades era manual y de tres marchas. Tenía arranque eléctrico, aunque se podía arrancar mediante la palanca de “cranque” también y contaba con limpiaparabrisas. Cabe destacar la elegancia de su parte frontal, en la que sobresalía el radiador con un marco cromado, al igual que los faros delanteros. La tapa del radiador tenía forma de adorno redondo, pero en la parte de atrás tenía un termómetro que indicaba la temperatura del agua y por ende, la del motor.

 

ford a 2

 

Las puertas anti suicidios -delanteras abren hacia delante, traseras hacia atrás- en el modelo de cuatro puertas, le daban un buen espacio para entrar y salir de él. Estos autos tenían el techo alto y se dice que era para permitir que sus ocupantes no tuvieran que quitarse los sombreros estando dentro el vehículo. Estuvo en producción hasta 1931 y el modelo sucesor, el Ford B, heredó gran parte de su estirpe.

 

ford a back

 

Verlo en la calle siempre arranca una sonrisa, parece que veremos en su interior a algún muchacho, con su gorra bolchevique y varias cajas de licor, burlando la Ley Seca, o cargado de gánsteres, de esos que se armaban hasta los dientes para asaltar algún banco.