Un estudio realizado en la Universidad de Michigan, ha demostrado que un auto que funciona con gasolina puede contaminar menos que un auto electrónico.

Tal estudio ha sorprendido a muchos, puesto que lo que la gran mayoría de ciudadanos creen es que es todo lo contrario, por eso en muchos países buscan hacer propaganda pegando un stiker con el logo de “0 emisiones”; España es un claro ejemplo. Pero lo que desconocen, es que sí están contaminando de manera indirecta y es esto lo que quiere demostrar el estudio de la universidad.

El análisis hecho por la universidad de Michigan en Estados Unidos, expone la idea de que un  auto de gasolina que consuma como menos de 4,6 litros cada 100 kilómetros, resulta menos contaminante que uno eléctrico.

Quienes lideran el estudio son los expertos Michael Sivak y Brandon Schoettle, lo que hacen es comparar los métodos de obtención de la energía necesaria para mover un automóvil en 143 países. Y en muchos de ellos, de acuerdo a los  resultados obtenidos, se concluye que manejar  un auto eléctrico no resulta ser menos contaminante para el medio ambiente.

Michael Sivak y Brandon Schoettle ilustran su informe con algunos países, por ejemplo, en Cuba es suficiente  con que un vehículo gaste menos de 7,5 litros a los 100 kilómetros para que produzca  menos CO2 en la atmósfera que un vehículo movido por electricidad.

En República Dominicana 6,3 l/100 km, en la India 6,5 l/100 km, España contamina menos que otros países para conseguir energía electica, por lo que necesitaría 2,9 litros para ser menos contaminante que un modelo de auto eléctrico.

La razón por la que los expertos quisieron realizar una comparación en diferentes países, es porque las emisiones indirectas de los vehículos eléctricos  dependen de una combinación de fuentes de combustibles utilizadas para generar electricidad, y cada país usa diferentes combustibles en dicha mezcla.

En resumen, para el estudio se tuvieron en cuenta las emisiones que derivaron  de la extracción y entrega de materias primas a las plantas de energía eléctrica, las emisiones producidas por el uso de combustible específico en el proceso de generación  de electricidad, las pérdidas de electricidad durante la distribución y la capacidad del combustible del auto.

Por otro lado, para el análisis de los vehículos de gasolina, se tuvo en cuenta las emisiones procedentes de la extracción de petróleo crudo, el transporte del petróleo, el refinamiento, la entrega del combustible a un punto de venta y la combustión de la gasolina en el vehículo.

Fueron cuatro clases de fuente de combustible para la producción de electricidad la que utilizaron los expertos para el estudio, siendo: carbón y petróleo (equivalente a consumir 8,1 l/100 km), gas natural (4 l/100 km), energía geotérmica y solar (0,6 l/100 km); y nuclear, eólica e hidráulica (0,1 l/100km).

De este modo, en países como Albania los vehículos eléctricos son menos contaminantes que los de gasolina, puesto que obtienen la energía de centrales hidroeléctricas. Un auto de gasolina debería consumir menos de 0,05 litros a los 100 km para contaminar menos.

España y Francia se encuentran entre los países con menos vehículos eléctricos  contaminantes, al igual que los autos de gasolina,  puesto que  son 0,44 litros a los 100 km.